Luchar contra el desperdicio, ahora más que nunca.

El desperdicio alimentario, no algo nuevo, ni una moda, es un hecho real, y que desgraciadamente, cada día es más evidente.

En España: tiramos 7,7 millones de toneladas de alimentos cada año. Por las fechas de caducidad demasiado cortas en el tiempo, por envases o packs de comida demasiado grandes, por excedentes en la producción, por comprar más con los ojos que con la cabeza…
La gravedad del problema es enorme. Entre un 30% y un 50% de los alimentos comestibles acaban desechados. La mayoría de ellos, el 80%, se tiran a la basura en los hogares tal cual se han comprado. Solo el 20% de los desperdicios es de productos ya procesados que han sobrado en la mesa, frutas, verduras y pan fresco son los alimentos más desechados y representan el 48,1% del volumen total de lo que se tira.

De toda la cadena alimentaria es en las casas donde se producen la mayoría de desperdicios: 1.325 millones de kilos de comida al año acaban en la basura de los hogares españoles. El Ministerio suscribe que la cifra equivale a 25,5 millones de kilos de comida desperdiciados a la semana. En los hogares, el desperdicio alimentario alcanza el 42% del total; en la fase de fabricación el 39%; en la restauración el 14% y en la distribución el 5%.

Algunos datos de interés:

Los hogares españoles desechan semanalmente 25,5 millones de kilos de alimentos.

De esta forma, la proporción del desperdicio en los hogares españoles es del 4,53% sobre el total de los alimentos comprados. No se desperdicia en la misma proporción lo que se compra, existiendo diferencias significativas por productos.

8 de cada 10 hogares tiran alimentos a la basura (sin procesar) por no considerarlos en buen estado. Frutas, verduras y pan fresco, son los alimentos más desechados, representando el 48,1% del volumen de desperdicios.

Menor es el desperdicio de alimentos una vez preparado el producto. De esta forma, 3 de cada 10 hogares tiran parte de las recetas que preparan a la basura, siendo mayor la cantidad que se desperdicia directamente desde la nevera que la que se desperdicia por no consumirse en la mesa.

¿Qué podemos hacer para que todo esto cambie?

Aquí os dejo algunos consejos, sencillas prácticas que podemos realizar cada día y que nos ayudarán a no desperdiciar los alimentos.

Planifica un menú semanal, a parte de que te ahorra mucho tiempo y comer «lo primero que pillas», hará que todo lo que necesites sea lo único que compres.

Haz una lista de la compra con los productos necesarios, a colación de lo anterior, haciendo una compra con lista de lo que necesitas, ahorra tiempo, dinero y ayuda a no desperdiciar.

Almacena adecuadamente los alimentos, tener claro donde debemos almacenar cada tipo de alimento evita que se pongan malos y los debamos de tirar, sin necesidad, si los conservamos donde debemos. A veces, las etiquetas nos dicen como conservarlos, LEE LA ETIQUETA.

Diferencia entre la fecha de caducidad y la de consumo preferente, una vez pasa la fecha de caducidad, el producto no debe consumirse, ya que hay riesgos de que se encuentre en mal estado, estropeado y puede incluso ser peligroso por la presencia de bacterias patógenas. Por su parte, la fecha de consumo preferente se aplica a productos bastante más duraderos y que son estables.

Congela correctamente los alimentos, muchos alimentos son aptos para congelar incluso después de cocinados, esto hará que puedas disponer de ellos sin que pierdan sus propiedades organolépticas.

Calcula adecuadamente las cantidades, aquí entramos dentro de la planificación, si sois tres en casa, calcula bien las cantidades, para que si sobra, sean raciones enteras, y no dejemos porciones insignificantes, que se terminan perdiendo en la nevera, y finalmente terminan en la basura.

Coloca los alimentos más viejos delante de los nuevos, tener una buena organización tanto en la nevera como en la despensa, es fundamental. Siempre lo más antiguo debemos de tenerlo más a la vista, para que sea de lo primero que «echemos mano».
Aprovecha los alimentos para otra comida, y este es fundamental, siempre podemos usar, productos ya cocinados para hacer diferentes elaboraciones, échale imaginación, y no te limites a lo de siempre.

Déjame en comentarios que estrategias usas para evitar el desperdicio. Así nos ayudamos entre todos. 

Feliz día Healthycoders.

 

 

Deja un comentario

Suscribete a mi blog

¡Compártelo en las redes!

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email