Alimentación y enfermedad celiaca: guía práctica

La enfermedad celiaca es una enfermedad es un trastorno de base inmunológica, provocado por el gluten, y que afecta a individuos con predisposición genética, que daña el intestino delgado y altera la absorción de las vitaminas, minerales y demás nutrientes que contienen los alimentos. Los pacientes con enfermedad celíaca no toleran una proteína llamada gluten, que se encuentra en los cereales (trigo, avena, cebada, centeno).
Casi tres de cada cuatro personas con celiaquía no saben que padecen este trastorno digestivo, y no seguir una dieta libre de gluten puede dañar seriamente su salud.
¿Cuáles son los síntomas de la enfermedad celíaca?
  • distensión abdominal.
  • diarrea crónica (en inglés)
  • estreñimiento.
  • gases.
  • intolerancia a la lactosa debido a daños en el intestino delgado.
  • heces blandas, grasosas, voluminosas y con mal olor.
  • náuseas o vómito.
  • dolor abdominal.

Vamos a aprender a identificarla y alimentos debemos evitar en nuestra dieta.

A continuación detallaremos, cierto tipo de alimentos que contienen gluten y, por tanto, está prohibido su consumo para celíacos, y otro grupo de alimentos que pueden ingerir sin ningún problema.

Alimentos que contienen gluten (prohibidos para celiacos).

Pan y harinas de trigo, cebada, centeno y avena.
Bollos, galletas, bizcochos, magdalenas, pastelería en general.
Pastas de sopa.
Sémola de trigo.
Productos manufacturados en cuya composición se incluya cualquiera de las harinas citadas y, en general, cualquier tipo de comida, preparado o manufacturado, si el fabricante o comerciante no especifica que “no contiene gluten”.
Alimentos malteados.
Chocolate (excepto si existe declaración expresa del comerciante).
Bebidas o infusiones preparadas con cereales: malta, cerveza, agua de cebada.

Alimentos que pueden contener gluten (comprobar).

Charcutería en general (mortadela, jamón de york, salchichas, pasteles de jamón o carne…).
Queso fundido, queso en láminas. También otros quesos sin marcas de garantía.
Conservas (latas de mejillones, berberechos, fabada en lata, etcétera).
Patés.
Dulces y caramelos.
Turrón, mazapán.
Café y té instantáneos.

Alimentos que no contienen gluten (permitidos siempre).

Leche y derivados lácteos (queso, mantequilla, requesón, nata…).
Carne, pescado y mariscos frescos.
Huevos.
Frutas.
Verduras, hortalizas y legumbres.
Soja.
Arroz, maíz y tapioca (harina y almidón).
Azúcar.
Miel
Aceite.
Margarina.
Sal, pimienta, vinagre.
Levaduras sin gluten.
Colorantes.
Café y té natural (no instantáneos).
Manzanilla.
Poleo.
Yerbaluisa, también conocida como Hierba Luisa o cedrón.
Bebidas carbónicas (con gas).
Todos estos alimentos se pueden tomar en su estado natural, pero no en conserva; además, se pueden emplear para cocinar, preparar salsas, y hacer combinaciones entre sí.

Suscribete a mi blog

¡Compártelo en las redes!

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email